31 de julio de 2014

Cuando la fiebre por la F1 recorrió el país, los estudiantes de la Repton School de Dubai tuvieron la oportunidad de experimentar entre bastidores la acción que existe en la carrera, ya que construyeron un coche de cartón réplica de uno de Fórmula 1.

biz-events(socio de Catalyst Global en Oriente Medio) donó la popular actividad por equiposFórmula 1 a tope para apoyar el programa.

¿Un reto imposible?

Con el coche de carreras de F1 de Bridgestone aparcado en el colegio para inspirarles, los equipos trabajaron para crear sus propias versiones de coches de Fórmula 1 en cartón siguiendo nuestros “cianotipos para el éxito” hechos a medida.

Al resaltar la importancia del trabajo en equipo, cada participante tenía un papel gratificante que desempeñar. Tanto si querían construir, diseñar, decorar o formar parte de la tripulación, los estudiantes aprendían a reconocer el valor de la contribución de cada miembro del equipo.

Para poner a prueba sus habilidades en el compromiso, la localización de recursos y el control de calidad, 160 estudiantes se apresuraron a construir un coche de carreras de Fórmula 1 que pudiera ganar el Repton Grand Prix. Completado con los desafíos de las paradas en boxes, al ambiente estaba caldeado y llegó la hora de la carrera.

¡Conseguir patrocinadores!

Antes del día de la carrera, a los estudiantes también les asignaron la tarea de buscar financiación corporativa y donaciones a sus obras benéficas designadas. Entre la lista de contribuidores estaban Bridgestone, MBC Group, Du, Mars, House of Portier Racing, Homemakers UAE y Pet’s Delight.

Los estudiantes recaudaron la increíble cifra de 30 000 Dh para sus beneficiarios, entre los que se incluían Make A Wish Foundation UAE, Quicken Trust, K9 Friends, Music for Hope and Annos Africa, Cancer Research y The Manila Charity.

¿Cómo estaba el ambiente después de que los alumnos se dieran cuenta de que estarían construyendo su propio coche de F1 improvisado?

Los estudiantes sabían el concepto antes del día, ya que eran los encargados de vender el espacio de anuncios en los vehículos de F1 y el patrocinio de equipos para sus obras benéficas. Sin embargo, no nos dimos cuenta de la magnitud de la tarea. Cuando presentamos el evento, con 17 equipos ansiosos por empezar, había muchos nervios cuando tomamos conciencia de que iba a ser un reto complejo.

¿Qué aprendieron los estudiantes?

En primer lugar, el poder de persuasión. Los estudiantes iban a trabajar duro para convencer a los patrocinadores a que apoyaran sus causas benéficas. En segundo lugar, el elemento crítico de usar todos los recursos y energía del equipo. Cuando todos estuvieron ocupados durante tres horas para asegurarse de que los coches de Fórmula 1 estaban preparados para la carrera, tuvieron que lidiar a la vez con la calidad y unos plazos de tiempo muy ajustados. Por último, la importancia de planificar sus tácticas para la carrera. El equipo ganador usó bien el tiempo de prácticas y ensayó lo más importante, mientras que algunos de otros equipos lo dejaron todo en manos de la suerte..

¿Cómo fue realmente el proceso de unir las piezas del coche?

Los equipos recibieron ocho cianotipos con piezas de los coches en cada uno de ellos. Tenían que trasladar estos a cartón grande de cinco capas, asegurándose de que todas las medidas eran precisas, y luego cortaron dichas piezas. Las ensamblaron en una serie de pasos detallados. Luego tenían que decorar y marcar su coche. Para todo ello necesitaron disciplina y compromiso, y los estudiantes estuvieron muy concienciados y se tomaron la actividad en serio a la vez que se divertían.

¿Cuál es la importancia del espíritu por equipos en varios países como los Emiratos Árabes Unidos?

El espíritu de equipo ayuda a mejorar la comunicación, superar las barreras culturales y crear objetivos comunes. En el clima empresarial actual, es fundamental conseguir lo máximo de los trabajadores en las empresas, y estos programas eficaces de espíritu de equipo son una forma para mejorar el rendimiento de las personas. Para los líderes futuros en Repton School, esta era una lección que parecía imposible, ¡siempre que todos trabajen duro juntos!